menu
Home > Rincón de la familia >Padres >Los hermanos y el vínculo según cada grupo de edad

04/03/2021

Los hermanos y el vínculo según cada grupo de edad

Aunque la llegada de un bebé sea un momento muy celebrado en la familia, tiene un peso aún mayor para los hermanos, que pueden reaccionar de diferentes formas. Algunos comienzan a mostrar signos de ansiedad, inseguridad e incluso cambian el comportamiento para llamar la atención. Las actitudes suelen variar según la edad de cada hermano y ese cambio resulta diferente en la visión que cada uno tiene sobre el nuevo miembro de la familia. 

 

Los celos son un rito de paso común a todos los primogénitos, independientemente de la edad. Sin embargo, es el cuidado que los padres tienen desde el inicio de la relación entre hermanos lo que determinará la forma como uno verá al otro en el futuro: como  amigo o enemigo. Como cada grupo de edad tiene sus propias características; hemos traído una guía básica para entender mejor cómo el hijo mayor tiende a interpretar esta nueva situación. 

 

Niños hasta 24 meses 

Esta es una fase bastante complicada para explicarles la llegada de un nuevo bebé y ayudarlos a adaptarse a la nueva rutina. Además, a esta edad, los niños tienden a sentir con más fuerza una eventual necesidad de alejarse de la madre, haciendo que la etapa sea emocionalmente complicada para estos pequeños. Incluso si el día a día cambia, programa  tareas cotidianas solo con tu hijo mayor, aunque sea contarle un cuento de 15 minutos o jugar con él durante media hora. Recuerda siempre sonreírle, abrazarlo y besarlo siempre que sea posible, aunque estés agotada: es en los detalles donde se van dando cuenta de que no dejarán de ser amados y que están a salvo, incluso con el nuevo habitante de la casa. 

 

Niños de 2 a 3 años 

A esta edad, la llegada de un nuevo hermano suele generar celos de reflejo: como muchos niños se vuelven llorones y más apegados a esta edad, todo lo que hacen los padres con el bebé, ellos también lo quieren para sí. Incluso si ya están destetados, puede que quieran volver a mamar; si ya tenían el sueño regulado, vuelven a demorar más para dormir y tienden a demandar atención como si también quisiesen ser un bebé. Para esta edad, en la que ya entienden mejor la rutina, lo ideal es ir cambiando poco a poco desde el descubrimiento del embarazo, comprando una cama solo para él, acortando la rutina de la hora de acostarse, incentivando al papá a hacer solito cosas que antes hacía la mamá (como preparar el desayuno) y, por supuesto, evitando justificar los cambios con la llegada del bebé diciendo cosas como "estamos haciendo esto porque va a llegar tu hermanito"; prefiera decir que es algo para que todos sean más felices, evitando resentimientos futuros. 

 

Niños de 4 a 6 años 

A partir de esta edad, el período de adaptación a un nuevo bebé tiende a ser un poco más tranquilo. Los niños suelen ser más comprensivos y sensatos en esta etapa, por lo que es más fácil explicarles que si el nuevo hermano a veces muerde, tira del cabello o agarra sus juguetes, no es porque sea malo. Además, tienen mayor capacidad para comprender las necesidades y el tiempo de cada uno y, por ejemplo, pueden esperar un poquito más por una comidita, si es necesario. Como ya está en etapa escolar, el niño ya tiene su propia vida, más independiente, con amigos y actividades propias. Aún así, trata de mantener en la rutina cosas que puedan hacer ustedes solitos: aunque sea una ida rápida al supermercado, invita a tu hijo mayor y deja al bebé en casa con tu pareja, si es posible. En situaciones de conflicto, como un juguete roto, por ejemplo, sustitúyelo, abraza a tu hijo y si quiere llorar, no intervengas. Explícale la situación e invítalo a respirar hondo, juntos. A esa edad suelen entender mucho más de lo que pensamos. 

 

Niños de 7 a 8 años 

A esta edad, dejan de lado la locura, la búsqueda de atención o la comprensión: suele ser una etapa de la vida en la que los niños prefieren callarse y no demostrar lo que están sintiendo, sobre todo ante algo muy nuevo, como la llegada de un hermanito. El desafío en este grupo de edad suele ser mayor para hacer que se expresen, para que hablen de los celos que están sintiendo, y puede llevar a un comportamiento desagradable. Para lidiar con los cambios con hijos de esta edad, lo ideal es entablar un diálogo a solas, a la hora de acostarlos, de camino al colegio, o en el desayuno, por ejemplo. Pregúntale cómo era ser hijo único y cómo se siente ahora, qué es lo difícil y qué es lo mejor con el bebé. Sabiendo esto, los padres pueden tomarse a sí mismos como ejemplos, explicando sobre momentos en los que también estuvieron celosos, mostrándole al niño que es un sentimiento normal y comprensible. Además, trata de hacerlo participar en detalles a lo largo del día con el bebé, pidiéndole ayuda con una toalla, incentivándolo a que le lea al bebé, o a que le cante mientras tú le cambias el pañal. Esto establece un vínculo de amistad y conexión para toda la vida. 

 

Consejos para todas las edades

Reconoce que adaptarse a un nuevo bebé es un proceso continuo y, como la vida, tiene sus altibajos. Es totalmente comprensible no saber qué hacer o cómo lidiar con una situación nueva en algunos momentos y, a veces, solo un ejemplo nos ayuda a entender bien qué camino tomar. Si tienes dudas, conversa con una madre amiga que tenga hijos mayores o que haya pasado por lo mismo y pregúntale por sus errores y aciertos; pídele sugerencias a tu pediatra; busca, inclusive, grupos de personas en las redes sociales que se ayuden en pro del mismo objetivo. Y, si aún así, continúa pareciéndote difícil, o si tu hijo mayor está lidiando con la situación peor de lo esperado, busca un psicólogo infantil y trata, junto con el profesional, de entender los sentimientos que están surgiendo con el cambio. Es necesario entender que, así como tú, él es un ser humano, un mundo aparte de ideas y necesita, sobre todo, comprensión y paciencia para asimilar el torbellino de sensaciones que está viviendo. 

 

¿Te gustó el contenido de esta publicación? Comparte con otras mamás y papás que puedan estar pasando por la misma situación ¡y lleva estos consejos aún más lejos!

*Todas las informaciones contenidas en este post fueron basadas en informes periódicos, revistas y/o sitios de noticias.

Más productos para esta fase de su bebé

First Essentials is a trademark of/es una marca de Graco Children’s Products Inc., a subsidiary of/una subsidiaria de Newell Brands Inc. (NYSE: NWL), 6655 Peachtree Dunwoody Road, Atlanta, GA 30328 USA/EE.UU. © 2019. All rights reserved. Todos los derechos reservados.

El sítio oficial de First Essentials™ tiene todas las informaciones necesarias para que pueda elegir siempre lo mejor para su bebé.

Para aclarar a sus dudas, póngase en contacto con
nosotros a través de la sección Contactos.

Política de Cookies
Declaración de Privacidad

Projeto Integrado